ZD RED.jpg

     Semidioses 

Los SEMIDIOSES son los hijos del dios cósmico Karak-Quasim, concebidos con mujeres de la Tierra y creados para mantener el control en el Nuevo Mundo, evitando a toda costa la sublevación humana.

Kumjó

KUMJÓ es el primogénito del dios KARAK, de ahí su gran parecido físico. fue concebido luego de que su padre se apareará con una humana de la tribu Muscai. Se presenta como un semidiós afable, a quien es posible recurrir en caso de necesidad, a pesar de que en el fondo es traicionero, interesado y egocéntrico. Teme que sus hermanos sean más temibles y poderosos que él. Considera que su falta de misericordia es su mayor fortaleza, pues no tolera errores.

 

Se dice que minutos después de su nacimiento, KUMJÓ devoró a su propia madre. Los aldeanos al ver tal atrocidad trataron de ayudarla pero se horrorizaron con el aspecto físico del bebé que por ello, forjaron una máscara de hierro y plumas que fue fundida con su rostro.

16.KUMJO.jpg

Chiía &

Kakanté

KAKANTÉ es la primera hija hembra de KARAK. Es una semidiosa es fría, con un corazón de piedra y una notoria dificultad para socializar, pues siempre ha estado aislada en las tierras más inhóspitas y agrestes del Nuevo Mundo, esto la ha convertido en una deidad intrépida y aguerrida. Se dice que el día de su parto, su madre una mujer de la tribu Nekak salió en busca de ayuda de las parteras del sur, en cercanías del Neukayoth. El inclemente clima austral la envolvió en una tormenta de hielo y la congeló, a pesar de que su hija siguió creciendo. Al nacer, KAKANTÉ se tragó a su madre y se convirtió en una criatura de hielo, evitando que las bajas temperaturas le afectasen.

CHIÍA es la segunda hija hembra de KARAK y una de las más distantes de todos los semidioses. Se presenta maternal, cercana y compasiva con sus pares, aunque en realidad es displicente, hostil y apática. Se dice que cuando engulló a su madre, el sabor y el olor le resultaron repugnantes, debido a esto, generó una repulsión al contacto con los Humanitas, así que decidió exiliarse a la Luna, desde donde usa su poder para manipular las mareas y fases lunares para así mantenerlos controlados al igual que a sus desagradables cosechas. Durante la luna llena, CHIÍA revela su posición en el firmamento, para poder descender a la Tierra y recolectar las ofrendas de los sucios seres inferiores.

020- sango semi dios de la guerra.jpg

Sangó

SANGÓ es el quinto y último hijo varón de KARAK. Se refugia bajo la fachada de buen estratega y prodigio militar para ocultar su hostilidad, espíritu agresivo y barbarie, que poco o nada tienen que ver con la astucia. Considera que su fuerza bruta y sus certeros golpes son su más grande fortaleza a la hora de la guerra y el combate. Reprocha la debilidad, la sumisión y las súplicas cobardes, de quienes ruegan por sus vidas.

Se dice que la madre de SANGÓ fue una gran guerrera Shi-Jiri y que tuvo el parto en una de sus grandes batallas, ese mismo día, ambos tuvieron un gran combate cuerpo a cuerpo exaltando sus cualidades de guerra, sin embargo, las habilidades de SANGÓ la superaron en fuerza y terminó por ser devorada.

Kulaí

KULAÍ es el tercer hijo varón del dios KARAK. Se muestra como un semidiós galante, caballeroso y seductor, aunque en el fondo es déspota, maleducado y muy individualista. Considera que su encanto innato y su capacidad de seducción son sus fortalezas más grandes. Busca la constante atención y admiración de quienes le rodean y se molesta cuando no reconocen sus méritos.

 

Dicen que durante el proceso de parto, su madre, una nativa de la tribu Mayaik huía de los guerreros que querían asesinar a su hijo maldito. Una flecha de fuego atravesó a la mujer y, al nacer, KULAÍ se tragó la flecha, junto con su madre, de ahí, que el fuego sea parte de su genética y lo maneje a su antojo.

Yemanjá

YEMANJÁ es la última hija del dios KARAK, y una de sus preferidas al igual que con KUMJÓ.  Es una semidiosa impredecible, de carácter fuerte y algo impositiva. Reina de los mares y las aguas, nunca se sabe cuando uno de sus cambios de temperamento pueda terminar en una catástrofe marítima.

Dicen que cuando los nativos de su tribu se dieron cuenta de la aberrante relación de su madre (una pitonisa) con el dios KARAK, la obligaron a entrar a mar abierto en estado de embarazo, ahogándose en las profundidades del mar Atlántico. Sin embargo, YEMANJÁ creció en su vientre, hasta devorarla desde adentro descubriendo muy pronto su habilidad para existir en el agua y en tierra firme, convirtiéndose en la deidad más deseada y temida a la vez.

21.YEMANJA.jpg

*MUY PRONTO MÁS SEMIDIOSES*

SDCC.png
unnamed.png

***********

ZAMBO DENDÉ © and all Characters are Rights Reserved to 7GLAB ENTERTAINMENT Inc - 2011.

www.7glab.com

Opening:07/07/20*Visitors: 50709